"Solamente dos legados duraderos aspiramos a dejar a nuestros hijos: uno raíces...el otro, alas"

"Solamente dos legados duraderos aspiramos a dejar a nuestros hijos: uno raíces...el otro, alas"
"Solamente dos legados duraderos aspiramos a dejar a nuestros hijos: uno raíces...el otro, alas"

lunes, 19 de enero de 2015

¡100 MIL VISITAS! Gracias a tod@s

¡100 MIL VISITAS! En menos de dos años este humilde blog ha tenido más de cien mil visitas. ¡Quién me iba a decir cuando comencé tímidamente y desconociendo por completo cómo podría administrarlo (la tecnología no es lo mío, lo reconozco), que iba a poder compartir con personas de tantos sitios diferentes mis inquietudes, reflexiones y los contenidos que profesionales que trabajan o investigan con familia e infancia nos aportan para seguir creciendo personal y profesionalmente.

Quiero agradecer a todos y todas los que habéis visitado algunas de las entradas de este blog desde lugares tan lejanos como México, Estados Unidos, Colombia, Chile, Argentina, Perú, Venezuela, China, Francia, entre otros. Y como no, a mis paisan@s españoles algun@s de los cuales tengo la suerte de conocer y a otros que, sin habernos visto nunca, forman ya parte de mi red social virtual. 

No quería dejar de comentar que la entrada más visitada desde hace muchos meses, ¿Puede un padre o una madre sentir rechazo por su hijo/ y al mismo tiempo quererle?, recibe una media semanal de entre 550-600 visitas e incluso a veces más. Asimismo recibo semanalmente varios emails, aparte de los comentarios que aparecen publicados en la entrada, de madres y padres que tienen un profundo malestar porque sienten que rechazan a su hijo/a y eso les hace sufrir mucho. En muchos casos han tenido una infancia dura en la que también se han sentido rechazados por sus progenitores o han sufrido malos tratos. En otras ocasiones el embarazo o la llegada del bebé ha sido asociada a momentos de máxima tensión como separaciones conyugales, infidelidades, renuncias a planes y proyectos...que la memoria emocional se encarga de recordar una y otra vez ante la sola presencia del hijo o hija produciendo un rechazo tan incomprensible como doloroso. Una cifra tan importante de visitas (al mes son muchas más de dos mil) es un claro indicador de que hay muchas personas que necesitan liberarse del dolor de sentirse un mal padre o una mala madre. Sirva esto para hacernos pensar un poco a tod@s de la importancia de ser conscientes de las asociaciones involuntarias y proyecciones que entran en juego en las relaciones paterno/materno filiares así como en la necesidad de crear redes sociales y recursos de apoyo que permitan crear nuevos vínculos, desarrollar los factores de protección y apoyar a estos padres y madres a reorganizar su historia.

Son ya 77 entradas con esta las que he tenido el gusto de compartir y espero que sean muchas más. Ilusión y ganas de momento no me faltan.

Por todos y todas los que me seguís merece la pena seguir estando en la red, acompañandoos y sintiéndonos miembros de, como diría mi estimado Jorge Barudy, esta manada de buenas personas interesadas y entregadas por el bienestar de los niños y niñas a través de los buenos tratos, la parentalidad competente y el desarrollo de las actitudes y aptitudes resilientes.


Contacta conmigo

resilienciainfantil@gmail.com