"Solamente dos legados duraderos aspiramos a dejar a nuestros hijos: uno raíces...el otro, alas"

"Solamente dos legados duraderos aspiramos a dejar a nuestros hijos: uno raíces...el otro, alas"
"Solamente dos legados duraderos aspiramos a dejar a nuestros hijos: uno raíces...el otro, alas"

viernes, 17 de enero de 2014

"Los niños necesitan más nuestra atención y cariño cuando menos lo merecen sus actos"


"Los niños necesitan más nuestra atención y cariño cuando menos lo merecen sus actos" (Aletha Solter).
Esta frase me ha cautivado porque resume en pocas palabras todo un tratado de educación parental. Nos complicamos la vida buscando investigaciones, estudios, proyectos (que también son necesarios pero sin abandonar la reflexión del sentido común)…tratando de entender a nuestros niños y niñas y sus conductas sin ver lo más sencillo.
Todo acto inadecuado de un/a niño/a lleva detrás un sentimiento que no puede manejar y la responsabilidad de un adulto que ha de ser sensible a ello, bien porque se haya frustrado en el colegio, o haya tenido un mal día con los amigos, o, simplemente, porque necesitan que le hagan caso y le abracen y no sabe como decirlo. La mentira, la agresión, la falta de control son sólo señales de humo, el fuego está dentro.
Soy de la opinión de que no existen unas pautas educativas valederas de manera universal. No hay dos hijos/as que se críen igual en el mismo entorno.
Como mucho existen “pócimas”, que bien administradas, pueden surtir efecto a la hora educar. Bien sabemos que las pócimas llevan ingredientes secretos que convenientemente mezclados pueden hacer hechizos. De los ingredientes que yo conozco para educar hay 4 imprescindibles: el amor, la aceptación, la paciencia y la perseverancia…y después todo lo demás en función del niño/a que tengamos delante con esa increíble variabilidad de temperamentos y circunstancias de su historia personal y familiar.
Hoy me he topado navegando por la red con alguien que no puedo pasar por alto: Aletha Solter. Además de autora de esa frase tan bonita del inicio he descubierto que defiende una filosofía de educación conocida como La Educación Consciente (en inglés Aware Parenting) . En la página de la psicóloga Laura Díaz de Entresotos Bajo quien ha traducido los libros de Aletha Solter  (http://www.educacionconsciente.es/ecwp/?cat=14) es descrita como "una filosofía de educación que ofrece no solo una forma distinta de hacer, sino una forma distinta de mirar y entender las relaciones entre padres e hijos”ya que cuestiona muchos de los planteamientos tradicionales o más convencionales de educar a niños y niñas como los castigos y recompensas o el tiempo fuera.
Según se recoge en la página de Laura Díaz, los principios de la Educación Consciente son:
  1. Los padres conscientes satisfacen las necesidades de contacto físico de sus niños y saben que no los van “estropear” o a “malcriar” de esta manera.
  2. Los padres conscientes aceptan toda la gama de emociones de sus hijos y los escuchan sin juzgarlos, permitiendo las expresiones de sus sentimientos. Se dan cuenta de que no pueden prevenir toda la tristeza, la rabia o la frustración de sus hijos, y no intentan parar las manifestaciones de sus sensaciones dolorosas, expresadas a través del llanto o las rabietas.
  3. Los padres conscientes ofrecen el estímulo apropiado en función de la edad de sus hijos, y confían en la habilidad de sus hijos para aprender a su manera y a su propio ritmo. No intentan apresurar a sus hijos rápidamente hacia nuevas etapas en su desarrollo.
  4. Los padres conscientes ofrecen motivación a sus hijos para que aprendan nuevas habilidades, pero no juzgan sus logros con críticas o “alabanzas evaluativas”.
  5. Los padres conscientes pasan tiempo todos los días con sus hijos, dándoles su completa atención. Durante este tiempo especial y cualitativo, observan, escuchan, responden, y participan en el juego de sus hijos (cuando son invitados), pero evitan dirigir sus actividades.
  6. Los padres conscientes protegen a sus hijos contra los peligros, pero no intentan prevenir todos los errores, problemas, o conflictos de sus hijos.
  7. Los padres conscientes animan a sus hijos a resolver sus problemas de forma autónoma y les ayudan solamente cuando están necesitados. No solucionan los problemas de sus hijos para su propia satisfacción.
  8. Los padres conscientes fijan fronteras y límites razonables, dirigen suavemente a sus hijos hacia comportamientos aceptables, y consideran las necesidades de todos cuando solucionan un conflicto. No controlan a sus hijos con sobornos, recompensas, amenazas, o castigo de ninguna clase.
  9. Los padres conscientes saben cuidar de sí mismos, y son honestos con sus propias necesidades y sentimientos. No se sacrifican hasta el punto volverse resentidos.
  10. Los padres conscientes se esfuerzan en darse cuenta de las maneras en las cuales su propio dolor de la niñez interfiere con su capacidad para ser buenos padres, y hacen esfuerzos conscientes para evitar pasar sus propias desdichas a sus hijos

Por otra parte, los 3 pilares de la Educación Consciente son:

Paternidad basada en el apego
  • Parto natural y vínculo temprano.
  • Mucho contacto físico.
  • Lactancia prolongada.
  • Respuesta rápida al llanto.
  • Sensibilidad a las necesidades del niño.
Disciplina no punitiva
  • Sin castigos de cualquier tipo.
  • Sin recompensas o sobornos.
  • Búsqueda de las necesidades y sentimientos subyacentes.
  • Gestión de la ira de los padres.
  • Resolución pacífica de conflictos (reuniones familiares, mediación, etc.)
Curación del estrés y el trauma
  • Reconocimiento del estrés y el trauma (incluyendo las necesidades no satisfechas) como las causas primarias de los problemas de comportamiento y emocionales.
  • Énfasis en la prevención del estrés y el trauma.
  • Reconocimiento de los efectos curativos del juego, la risa y el llanto en el contexto de una relación de amor entre padre e hijo.
  • Escucha empática y aceptación de las emociones del niño.
Se puede encontrar una descripción de esta filosofía de la Educación consciente en los tres libros de Aletha Solter: Mi bebé lo entiende todo, Mi niño lo entiende todo, LLantos y rabietas. Fecha de publicación: 2002, Ediciones Medici, Barcelona, España. (Titulos en inglés: The Aware Baby, Helping Young Children Flourish, y Tears and Tantrums.)
 
Reconozco que no he leído los libros pero que los pondré en mi bandeja de salida en la mesita de noche para leerlos cuando me sea posible.

 Quizás no importa tanto qué nombre se le pone a este tipo de educación (sin desmerecer la aportación de esta autora) pero lo cierto es que los principios que promulga y sus pilares tienen mucho que ver con la parentalidad competente, el buen trato y por ende con la resiliencia. Y sobre todo con tomar consciencia de ser padres y madres y también con tener una actitud y modos de actuación "conscientes" en el literal sentido del término con su acepción de responsables.
 
Además, me parece especialmente válida para todos los niños y niñas pero especialmente para aquellos que han sufrido experiencias de abandono o maltrato.

Seguiremos informando. Como dicen los telediarios...

16 comentarios:

  1. Una entrada muy acertada. Me ha gustado mucho. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vero gracias por tu comentario. Este espacio virtual permite compartir cosas interesantes como este modelo de Educación consciente, pero sobre todo facilita la conexión entre personas implicadas con la infancia y el buen trato. Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Conchi, fantástica entrada!. Agradecer que nos acerques a otros autores y que con tus reflexiones nos hagas no solo descubrir sino también pensar y pensar en el extraordinario reto que supone la crianza, la buena crianza...Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Montyfa!!! Gracias por tus palabras. ¡¡Son tantas las aportaciones y reflexiones en torno a la crianza y educación de los niños y niñas!!! Siempre es bueno conocer lo que desde la experiencia nos dicen otros profesionales y así, desde la coherencia por supuesto, ir creando nuestro propio mosaico de pautas, actitudes, creencias y modos de hacer en este reto de la buena crianza como tú dices. Entre todos aprendemos y cada uno decide..
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Muchas gracias por esta entrada, contiene información muy valiosa para los padres y madres que queremos mejorar día a día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana me alegra saber que ha sido de tu interés. La reflexión personal y la lectura de temas como este nos da herramientas y nos prepara para afrontar mejor el reto de ser padre o madre.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Como me ha gustado eta entrada!!. me quedo con la primera parte para mi trabajo y con la segunda La educación consciente para mi familia.
    !Como me gustaría hacer llegar la necesidad de atención y cariño cuando hay un mal comportamiento a los educadores de los centros de menores!. Es un empeño que tengo y que sin dudarlo me costará tiempo pero será el mensaje que siga transmitiendo.
    Muchas gracias por transmitir tan bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anabella me alegra que le saques provecho personal y profesional a la entrada.
      Comparto contigo la necesidad de atender no solo a la conducta sino a lo que hay detrás desde el cariño y la atención en centros de menores (que es diría yo el contexto extrafamiliar donde debiera haber mayor sensibilidad y conocimiento de las teorías sobre apego, trauma y resiliencia), pero también en los centros escolares y allá donde el niño o niña se relaciona.
      Es cierto que tiene que haber normas, límites y consecuencias...pero no sólo, sino además de una aceptación del niño/a como persona (aunque no de su conducta) y una muestra de afecto incondicional. No puedo entender como hay padres o madres que cuando se portan mal les dicen que ya no les quieren o les retiran el afecto cuando los/las pequeños/as buscan el perdón. No hay nada peor para un niño o niña que sentirse invisible o no merecedor de afecto. Suerte en ese empeño tuyo en transmitir el mensaje de afecto incondicional.
      Gracias por tu comentario. Un abrazo

      Eliminar
  5. Hola Concepción,

    En primer lugar agradecerte la difusión de la filosofía de crianza de Aletha. Como instructora certificada de Educación Consciente, es una gran alegría para mi ver cómo se extiende paulatinamente en nuestro país.

    También quería aclarar que soy la traductora del último libro de Aletha, 'Juegos que Unen' (que traté con muchísimo cariño y pude revisar con ella para hacer la mejor traducción posible) así como de algunos de los artículos publicados en su web. Sin embargo, no soy la traductora de los otros tres libros que han aparecido publicado en castellano: Mi bebé lo entiende todo, Mi niño lo entiende todo y Llantos y Rabietas.

    Un abrazo

    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura que alegría y que honor que la traductora de este fantástico y singular libro "Juegos que unen" se pase por este blog. La verdad es que ha sido todo un descubrimiento para mí (y creo que para muchos seguidores/as) la filosofía de la Educación Consciente.
      La traducción es excelente y se lee muy bien, muy claro.
      Creo que es todo un tesoro por descubrir y que merece la pena profundizar más en ello.
      Si deseas hacer alguna aportación por tu parte,considera este blog un poco tuyo también para participar siempre que lo desees.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. ¿Dónde se pueden ver los artículos traducidos?

      Eliminar
  6. Me encanta este post. Y seguiré leyendo el resto que sin duda serán también geniales. Defiendo totalmente este estilo de relación con los niños en todos los ámbitos. Sin duda es la forma en la que a todos nos gustaría ser tratados no? En mi opinión la mayor dificultad para ponerlo en practica es ser consciente primero de mis propias necesidades para luego poder empatizar con las de otros (hijos, alumnos, pareja, amigos...).
    Sigo leyendo el resto de post ;)
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Lorea. Muchas gracias por tus palabras. Comparto contigo la importancia de la autoexploración personal, de saber qué cosas son significativas para nosotros, pues solo de esta forma podemos conocer a los demás. "Calzar los zapatos del otro" como se suele decir, tarea nada fácil, pero sin embargo necesaria. Espero que sean de tu interés otras entradas de este blog. Un abrazo

      Eliminar
  7. La verdad que el título me ha encantado,y qué verdad. Pero disiento en lo de parto natural y lactancia prolongada. Creo que eso como madres nos hace mucho daño a las que no hemos podido conseguir eso, y poco tiene que ver con ser una madre sensible.

    ResponderEliminar

Contacta conmigo

resilienciainfantil@gmail.com